Critical Thinking


Deja un comentario

Welcome monarch butterfly

Imagen2

Asclepia o algodoncillo

Asclepia o algodoncillo

Las mariposas producen un efecto fascinante en pequeños y mayores -quien no ha perseguido nunca una mariposa- la comunidad científica dedica muchos esfuerzos a la clasificación de estos lepidópteros y en todos los lugares donde las vemos nos recuerdan la gran importancia de la biodiversidad a los amantes de la naturaleza. En los colegios se aprende su ciclo reproductivo y es una fiesta para los alumnos infantiles ver la eclosión y despliegue de sus coloreadas alas después de ser estudiada en todas sus fases, alimentada y cuidada con especial esmero.

 

Cada especie requiere una o unas pocas especies de plantas para su alimentación, y la extinción de una planta puede arrastrar la de una mariposa. Es su punto débil. La Asclepia o algodoncillo es la planta que necesita la mariposa monarca para su supervivencia.

Las mariposas monarca se han reducido en un 90% en 20 años y necesitan de todo el apoyo de los grupos medioambientales para la aplicación “de especie en peligro de extinción”. Una de las causas de su declive es la fumigación con herbicidas del maíz y la soja (OGM) genéticamente modificados en las tierras del medio oeste de EE.UU. además otros factores, parásitos, cambio climático y perdida de su hábitat natural, están implicados en su rápida extinción.

La mariposa monarca se calcula que ha perdido más de 66 millones de Ha. de su medio natural en México, EE.UU. y Canadá en estas dos últimas décadas, colocarlas en el listado de especies en extinción hará que situaciones como matar intencionadamente o modificar su entorno sea considerado ilegal así como la designación y protección de un hábitat “critico “ para recuperar las abundantes poblaciones, aunque, será difícil volver a ver como oscurecen el cielo sus bandadas en el Valle del Mississippi o reunidas rompen con su peso las ramas de los arboles de California en las que reposan.

Durante sus migraciones alcanzan alturas de hasta 2.000 m. y los vientos en ocasiones las trasladan a otros lugares fuera de sus hábitats naturales, este es el caso de que viva ahora de forma permanente en el sur de España según las investigaciones de la Universidad de Córdoba financiadas por la Fundación Migres.

Bienvenida mariposa monarca.

Anuncios