Critical Thinking

Arquitectos de todo el mundo miran al pasado para introducir estrategias climáticas en el diseño de edificios verdes.

Deja un comentario

Una de las tendencias más desafiantes que se desarrollarán con el cambio climático como telón de fondo es la creciente migración de la población rural a las ciudades. Para 2050, se espera que siete de cada diez personas vivan en zonas urbanas; casi 60 millones de personas al año se agregan a la población de las ciudades del mundo. Naturalmente gran parte de la atención a la inversión en el mundo en desarrollo será en los espacios urbanos. Desde el punto de vista climático, esta urbanización requiere una cuidadosa planificación. Después de todo, el problema del cambio climático no es simplemente una cuestión de emisiones, sino también de los patrones de consumo y producción, particularmente en los sectores de la energía, la infraestructura y la agricultura. Crear ciudades más verdes en los países en que se espera experimenten una rápida urbanización será, pues, parte integrante de la respuesta de la comunidad internacional en la mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático.

La idea de frustrar a la naturaleza con las nuevas tecnologías no parece buena cosa.

La idea de frustrar a la naturaleza con las nuevas tecnologías no parece buena cosa.

La aportación de la construcción con el advenimiento de la tecnología moderna en el siglo XX, salvo honrosas excepciones, lo podemos comprobar por la ventana sin salir de casa, tendencias de diseño contemporáneo alejadas de cualquier sensibilidad a las condiciones naturales y se destaca en cambio aislar edificios de la naturaleza para tratar de superar esas condiciones, la idea no tendría que ser mala, más bien era innovadora ya que la adaptación al clima es más rápida y nos abre el comercio y este debe ser habitable. La difusión de la llamada arquitectura “estilo internacional” ha creado por ejemplo en las torres más populares de las ciudades las oficinas de vidrio que en algunos casos se construyen en climas desérticos que las convierten en invernaderos, estos edificios tienen poca o ninguna capacidad de respuesta al medioambiente. Nuestros arquitectos deberían innovar pero sin desafiar a la naturaleza, no la podemos obviar en la construcción de los nuevos edificios verdes ni cuestionar el medioambiente. Un pequeño recorrido puede darnos luz.

1

A finales del siglo XIX gran parte de la arquitectura mundial había evolucionado para utilizar las características de la obra y la estructura del edificio para crear un ambiente interno cómodo. Lo vemos en los flujos de aire a través de estanques para crear enfriamiento natural, jardinería para crear el sombreado, estructuras de pila para llevar a cabo la ventilación natural, habitaciones, orientaciones en diferentes direcciones y tamaños de las ventanas para regular la temperatura. Una gran parte de esta arquitectura podría considerarse bioclimática,  si nos fijamos en España eran muy buenos en la adaptación climática para la obtención del máximo rendimiento. Tenemos la tradicional hacienda española que utiliza gruesas paredes para retener el frío o el calor, con lo que regula la temperatura, creando un micro clima interior estable, con pequeñas ventanas orientadas al sur para reducir el calentamiento y las grandes al norte para traer la luz. Las culturas del norte de Europa edificaban sus casas con el césped de sus campos hace cientos de años  ayudados de la piedra y la madera y sobre todo los techos con hierba viva para integrar sus construcciones con el entorno. Los tejados chinos y japoneses curvos para el control de las aguas pluviales y de nieve. La arquitectura indígena de Hiderabad, Pakistán, que tiene una estructura diseñada para capturar los vientos y las corrientes de aire para la ventilación natural.

bioclimatic-design-feature5-300 bioclimatic-design-feature3casa-rural-japonesa-siglo-XIX

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las nuevas tecnologías deben servir para mejorar, ampliar y medir el rendimiento de las técnicas climáticas tradicionales y aplicarlas para que nos ayuden a la adaptación climática de la región.

 

Adaptacion de la tecnologia al clima regional

Adaptacion de la tecnologia al clima regional.

Algunos ejemplos destacables tanto por su contenido ecológico como por los cambios que se introducen son: el arquitecto Mario Cucinella de Bolonia que estudia el clima local antes de construir para su aplicación en el diseño de la estructura o la embajada de EE.UU. en Monrovia, Liberia, que a pesar de tener un modelo estándar dependiente para todo el mundo , se adapta al clima de la región y utiliza la tecnología para potenciar sus prestaciones naturales.

Este es el camino, en caso contrario, nuestros generales (arquitectos) ganaran algunas batallas  pero todos perderemos la guerra.

Autor: @anicolab

@anicolab

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s